viernes, 29 de noviembre de 2013

Aquel era un lugar donde las balas perdidas nos juntábamos a olvidar el pasado. Todos teníamos uno, todos distintos y a cual peor; sin embargo, lo que nos unía era el presente, todos la misma pretensión. Olvidar lo vivido. Todos nos amábamos a nuestra manera, y por su puesto, nadie preguntaba por nadie. 
Bebíamos sorbos del amargo fracaso, agitado, no revuelto, dos piedras de hielo.
Y allí, en una habitación lúgubre y en penumbra hallábamos cuanto buscábamos y cuando alguien al fin se veía saciado, simplemente huía, y nadie le conocía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deseos

No. No lo intentes. Hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes.

MusicPlaylistView Profile
Create a playlist at MixPod.com